¿Qué se espera del Presidente Petro?

Compártelo:

Por: Eduardo Padilla Hernández, presidente Redvigila*.

Desde mi punto de vista como presidente de la Red Colombiana de Veedurías y por el hecho de haber combatido a capa y espada la corrupción en el departamento de Córdoba, enfrentando la época oscura de personajes como Alejandro Lyon, Edwin Besaile, y Sandra Devia, entre otros; me preguntó: ¿Qué pensará hacer el Presidente Gustavo Petro frente a la corrupción en Córdoba?

Las comunidades del Valle del Sinú han sido víctimas de este flagelo tradicional, la corrupción administrativa que lamentablemente ha socavado la prensa y los organismos de control que, por dinero sucio, están al servicio de los corruptos, pues los medios locales y nacionales sobornados apoyan la injusticia.

Toda esta corrupción trascendió al conocimiento de la ciudadanía tras los escándalos del cartel de la toga, al cual estaban vinculados Lions y los Besaile, entre otros.

Yo creo que, con el nuevo gobierno en cabeza de Petro, es inminente una poda política, administrativa y una limpieza en los organismos de control que también están al servicio de la corrupción en esa sección del país.

Presiento que se avecina un revolcón sin precedentes en la historia de Córdoba.

No sé por qué tengo el presagio de que va a cambiar el sistema tradicional a dedo por una nueva forma de escoger por concurso de méritos a los candidatos a Contraloría, Procuraduría y Magistrados del Consejo de Estado.

Tengo la certidumbre de que muy pronto los políticos no podrán continuar colocando su ficha claves, debido a que se avecina una gran reforma constitucional que incluirá la elección popular del Procurador, Contralor, Fiscal, entre otros, porque no podemos seguir con la puerta giratoria: Yo te elijo, tú me elijes, yo te nombró, tú me nombras; pues este sistema demostró hasta la saciedad que así fue como la corrupción logró reproducirse en los reservorios del poder en Córdoba.

Lamentablemente la injusticia hace que los organismos de control sean manipulados y que las investigaciones nunca prosperen.

La iniquidad administrativa tradicional hace que las cosas sean complicadas, pues demora los procesos y, en efecto, nunca hay buenos resultados en beneficio de la sociedad civil.

Yo hablo por experiencia propia, pues soy víctima de la corrupción, pero eso no significa que no voy a seguir luchando contra ese mal y eso es lo que los ciudadanos esperamos de la administración Petro, que nos ayude a podar, a limpiar, a desenmascarar a los hipócritas de la corrupción, un fenómeno que se está viviendo en Latinoamérica, un mal que hoy es la bandera de la mayoría de los candidatos presidenciales del cono Sur.

Es de admirar la perseverancia con que el presidente Petro ha luchado siempre por la política de la vida, a costa del sufrimiento que le tocó afrontar para combatir la corrupción, hasta el hecho de haber sido torturado cuando fue concejal en Zipaquirá.

Hoy que este hombre del pueblo está en el poder (el cual no quedara atrapado dentro de las cortinas de la burocracia, según él mismo lo dijo) tiene que seguir en esta lucha, porque eso es lo que espera Colombia, es lo que espera el país del presidente Petro, que continúe con su liderazgo, con la ideología de la vida, para combatir este mal que nos tiene comprimidos en la ideología de la muerte (la corrupción en todas sus dimensiones).

Hace mucho tiempo se necesitaba un cambio político y social con las grandes reformas que vienen para el Estado.

Eso es lo que estamos esperando del presidente Petro en este nuevo período democrático que el pueblo colombiano, junto y unánime, recibió con júbilo el pasado 7 de agosto.

*Asociación Colombiana de Veedurías Ciudadanas

Compártelo:
Eduardo Padilla Hernández
Eduardo Padilla Hernández

Abogado, Columnista y Presidente Asored Nacional de Veedurías


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.