Plegaria a la familia de Fuerza Pública

Compártelo:

 Por Oscar Ricardo Colorado Barriga.

“Haz que por mi fe, sea capaz de cumplir lo imposible; que desee morir y vivir al mismo tiempo. Morir como tus santos apósteles, como tus antiguos guerreros; vivir como tus arriesgados misioneros, como tus antiguos cruzados”, este fragmento de la oración de guerra, escrito por mi Teniente Bedoya, dos semanas antes de morir en acción en las selvas del Putumayo, sintetiza el honor y la bizarría que acompaña a soldados y policías en el cumplimiento de su deber.

Deber que transciende los muros de guarniciones y comandos; el cual no termina en el retiro y que nos acompaña hasta la tumba, ese mismo imposible de cumplir sin el apoyo permanente de padres, hermanos, esposas hijos, tíos y familia en general, aquel que nos inspira a seguir luchando por un futuro mejor y nos impide ser simples espectadores cuando la Patria y sus libertades peligran.

Nunca antes las fuerzas del mal, representadas en partidos políticos mutados de grupos guerrilleros, conformados por terroristas o sus descendientes, han estado tan cerca de llegar al solio de Bolívar, estos, acompañados por una recua de camaleones sin escrúpulos, financiados por dineros del narcotráfico, protegidos por togados corruptos y ensalzados por periodistas avaros, que callan ante el avance destructivo y brutal de las hordas criminales llamadas primera línea, ajenas al dialogo, incapaces de razonar y con sed de destrucción, mientras persiguen su propósito de cercar ciudades e intimidar sus habitantes con su oscuro mensaje, “Petro y su pacto diabólico” o sangre, caos y muerte.

Es por eso que acudo a la gran familia de la Fuerza Pública, esa que reza día a día para que el policía y el soldado regresen al seno de su hogar, la misma a quien temen comunistas y progresistas, ya que saben que en el campo de combate los hemos derrotado ayer y hoy, ellos tienen conocimiento que no somos miles, sino millones y buscan dividirnos, dispersarnos y confundirnos, para impedirnos ejercer de manera sensata, coherente y patriótica, nuestro derecho al voto.

Siempre los hemos vencido con las armas del estado y la fuerza de nuestros seres queridos, hoy será con el sufragio, salgamos en familia, convidemos a nuestros amigos, invitemos a nuestros vecinos, hablemos con el despistado, despertemos al apático, argumentemos con el “idealista” y organizados en escuadras, pelotones, compañías y batallones, acudamos a las urnas y de una vez por todas cerrémosle el camino a la anarquía, la dictadura, la venganza, el odio y la miseria.

POSDATA 59: “Señor Presidente, especial atención a la Registraduría, hay voces que alertan sobre posibilidad de fraude, aún hay tiempo para auditarlos.”

CR (r) OSCAR RICARDO COLORADO BARRIGA

Oscarco16@yahoo.es

Twitter: @ricacoloradodo

Compártelo:
Imagen por defecto
Oscar Ricardo Colorado Barriga

Coronel ®, Analista y columnista


Un comentario

  1. Hay Q unirnos para derrotar a la izquierda antes Q se tomen el mando de nuestro pueblo colombiano Q tanto hemos defendido desde hace muchos años dios y patria

Deja un comentario