La Comisión de la Verdad aceptó en su informe final que Farc asesinó a más de 100.000 colombianos

Compártelo:
Además, señalaron que sí hubo casos de abortos forzados y reclutamiento de más de 12.000 niños. Sin embargo, el informe no contiene las décadas de ecocidios de las Farc.

El sacerdote jesuita Francisco José de Roux Rengifo, S.J., presidente de la Comisión de la Verdad aceptó en su informe final y dentro de su capítulo ‘Hallazgos y Recomendaciones’ que las Farc asesinaron más de 100.000 personas durante su existencia en el conflicto armado colombiano y más de 20.000 fueron víctimas de secuestro a manos del desaparecido grupo armado.

La presentación del informe final de 896 páginas se realizó este martes 28 de junio en el piso blanco del teatro Jorge Eliécer Gaitán, en el centro de Bogotá,  donde De Roux y los otros nueve comisionados de la verdad hicieron su acto que nombraron ‘el Acontecimiento’.

Los comisionados revelaron que esta guerrilla reclutó un total de 12.038 niños, niñas y adolescentes entre 1990 y 2017 en una política para acrecentar sus filas, generando una grave afectación a sus proyectos de vida.

En el documento señalaron que las Farc sí practicaron abortos forzados (algo que ha sido negado por algunos excomandantes de ese grupo subversivo ante la Justicia Especial para la Paz (JEP)  creada en el marco del Acuerdo de Paz de La Habana, Cuba) revelando información de casos en los que las víctimas fueron agredidas por sus propios excompañeros en las filas de esa organización armada ilegal. 

“…Se dieron especialmente violencias reproductivas, entre las que están la anticoncepción forzada, la esterilización forzada y el aborto forzado. Aunque las Farc penalizaron en sus filas la violación sexual, incluso con «ajusticiamientos», la Comisión también recogió testimonios de violencias sexuales intrafilas y testimonios de mujeres víctimas civiles que sufrieron violaciones sexuales por miembros de este grupo”, señala el informe de la citada Comisión.

También se reconoció la responsabilidad de las Farc en miles de desapariciones forzadas, uso de minas antipersonal, así como en un gran número de víctimas en ataques indiscriminados que terminaron afectando a muchísimos civiles ajenos a la confrontación armada.

“La responsabilidad mayoritaria en estos actos se atribuye a las Farc. El uso de artefactos explosivos contra objetivos militares fue un medio de guerra empleado por las guerrillas, con responsabilidad del 93 % de las víctimas civiles registradas por el CNMH, concluyó la Comisión.

De igual forma, se aceptó la responsabilidad de las Farc en decenas de tomas guerrilleras que afectaron indiscriminadamente a la población civil.

“Las Farc realizaron numerosas tomas de cascos urbanos para atacar puestos de policía, bases militares o sedes de entidades públicas, en las que el uso de armas indiscriminadas como bombas, cilindros u otras llevaron a destrucción de casas, instalaciones o incluso cuadras enteras”, afirmó la Comisión de la Verdad.

La verdad es que el Informe Final de dicha Comisión, no toca en su documento, décadas y décadas de ataques de las Farc al ecosistema en las diferentes regiones del país, para infundir terror a los campesinos y para presionar a los diferentes gobiernos.

Fueron cientos de titulares de los más respetados medios de comunicación, durante años, sobre voladuras de oleductos, derrivamientos de torres de energía, contaminación de afluentes por minería ilegal, evenenamientos de las aguas de los ríos, deforestación o tala de bosques indiscriminada, entre otros.  Todo un ecocidio que no tuvo en cuenta la Comisión de la Verdad del padre De Roux.

DESCARGUE AQUÍ LA Comision-de-La-Verdad-Informe-Final-Hallazgos-y-Recomendaciones

Compártelo:
Imagen por defecto
La Otra Cara

La Otra Cara es un portal de periodismo independiente cuyo objetivo es investigar, denunciar e informar de manera equitativa, analítica, con pruebas y en primicia, toda clase de temas ocultos de interés nacional. Dirigida por Sixto Alfredo Pinto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.