A la invasión de fincas ganaderas se le suma otro mal: la extorsión

Compártelo:

Tomado de apnnoticias.com

En uno de los casos conocido por las autoridades, se desarrolla una extorsión contra un ganadero de Magdalena. La conversación -en poder de la Policía Nacional- es iniciada y casi siempre dominada por un hombre que se identifica como el “Comandante Tarcisio”, a cargo de 1400 hombres, quien solicita $50 millones para no matar las reses de la finca.

Como si fuera poco, a la oleada de ocupaciones ilegales de las que han venido siendo víctimas ganaderos y agricultores de todo el país sin que el Gobierno Nacional pueda evitar que tales acciones irregulares sucedan, se le suma ahora un problema más complejo y difícil de controlar: la extorsión.

Varios ganaderos que prefirieron el anonimato denunciaron que en Magdalena un supuesto grupo armado empezó a pedir dinero para no atentar contra sus fincas. Para esto, amenazan no solo a los propietarios de los predios, sino a los administradores y sus familias.

Para sustentar sus denuncias, los ganaderos extorsionados pusieron a disposición de este medio de comunicación unos audios escalofriantes que pueden dar luces sobre el modus operandi y las intenciones del grupo delincuencial que ha estado llamando a los empresarios para pedir dinero, uniformes y equipos de intendencia que supuestamente adquieren en Cartagena.

En la primera conversación grabada y fragmentada en tres audios, un personaje que se identifica como el comandante del grupo, asegura que sus hombres están en la finca dispuestos a sacrificar 100 cabezas de ganado si no accede a sus pretensiones económicas, además, advierte que su misión de ‘brindar seguridad’ en la zona incluye brigadas sostenidas de ‘limpieza social’.

Piden de a $50 millones

“Aló… [patrón], ¿cómo está? Le habla el ‘Comandante Tarcisio, estamos acá haciéndole la visita en la finca. Primero que todo, le informo que somos los muchachos nuevos que llegamos a la zona para acabar lo que es la delincuencia, marihuaneros, cuatreros, violadores, bazuqueros”, dijo la amenazante voz al otro lado del teléfono.

Casi sin dar respiro a su interlocutor, el ‘Comandante Tarcisio’ le adelantó algunos detalles de cómo sería en adelante la logística para la recolección del dinero, la identificación de los predios y la comunicación entre ellos: “por el momento se le va a entregar un código, un paz y salvo y, un número de Avantel. No venimos cobrando aportes cada mes o cada año, sino cada 20 años estamos pidiendo el aportecito, no de plata sino de material de intendencia que me envían de la ciudad de Cartagena: lo que son fusiles, uniformes, radios, cantimploras. Entonces queremos saber si va a dar su colaboración o con usted no se cuenta, patrón”.

El desesperado ganadero accede a la solicitud ante la violencia del interlocutor, quien detalla exactamente lo que necesita: “Quisiera que usted nos colaborara con 100 camufladitos de la talla 28 hasta la 34. Cada camuflado cuesta 100.000 pesos, entonces, serían 50 millones de pesos”. Para ‘asegurarse’ la colaboración, el ‘Comandante Tarcisio’ explica: “tengo 100 hombres aquí en la finca y vienen bajando 500, somos en total 1400 hombres los que llegamos a la zona. Somos todos los muchachos que vamos a imponer el orden y la limpieza social”.

“Le mato los primeros 100 animales”

Como el ganadero titubea ante el monto solicitado, el delincuente con quien conversa sube el tono de la voz y amenaza primero con ocupar ilegalmente la finca y luego con sacrificar reses.

“Entonces, espero que usted me diga qué hago con la gente, si le digo a este señor que está aquí que se vaya o le mato los primeros 100 animales para que vaya viendo como es la mano con nosotros o vamos a cuadrar y me dice ‘Tarcisio’ vea, yo le puedo colaborar con tanto o con nada”, sentencia el supuesto líder del grupo irregular.

En medio de la andanada de amenazas, el ganadero logra por un momento dominar la conversación y solicita tiempo para cuadrar caja o conseguir el dinero solicitado y evitar así la ocupación ilegal y el sacrificio de las reses que con tanto trabajo ha logrado levantar.

“Primero que todo, estoy en su finca, si usted se pone con ese cuento de déjeme sacar la cuentica, yo le cuelgo el teléfono y voy a matar los primeros 100 animales y le advierto que por el momento acá no tiene nada. Déjeme sacar la cuentica no, cuento con todo o cuento con nada hermanito”, dictamina el ‘Comandante Tarcisio’.

Durante más de 10 minutos el hombre que asegura tener 1400 hombres para controlar la zona va y viene con las amenazas hasta que logra acordar con el ganadero una extorsión de 15 millones para no asesinar a trabajadores ni animales. La cuota sería diferida a dos entregas: la primera por 7 millones y medio que ya se realizó y otra pendiente para finales del mes de noviembre por el mismo valor.

Llamado a las autoridades

“Si en 10 minutos no me llega el dinero como acordamos, le mato 100 animales y me voy de aquí”, luego se tranzan en una discusión por la demora de la transacción, hasta que al final el delincuente advierte: “si usted no cumple aquí se puede perder el futuro, se pueden perder vidas. Así que ahí en el WhatsApp tiene el número y por esa misma vía espero a las 2 y media el recibo de consignación”, finaliza el tercero de los audios.

Según la versión del ganadero afectado, la llamada fue recibida y el pago ejecutado el 16 de septiembre de este año, siendo el cuarto caso registrado en menos de 15 días en varias fincas ubicadas en área rural del Magdalena.

Los denunciantes hacen un llamado a las autoridades competentes para que empiecen las labores de inteligencia para determinar el origen de estas extorsiones y evitar que la situación escale.

Compártelo:
La Otra Cara
La Otra Cara

La Otra Cara es un portal de periodismo independiente cuyo objetivo es investigar, denunciar e informar de manera equitativa, analítica, con pruebas y en primicia, toda clase de temas ocultos de interés nacional. Dirigida por Sixto Alfredo Pinto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.