Del avión de Tutina a la quiebra de Santos

Familia Santos

 
Tutina solo prendía el Embraer 135 Lenacy, cuando se le antojaba tomar el té con sus amigas fuera de Bogotá, y sus caprichos en él se redujeron al cambio de tapizado y a una ducha, cuyo valor anda por el millón de dólares…

Por Mario Javier Pacheco

Santos se gastó en cortinas lo de la comida y nos dejó como pinche país socialista, arruinados y rumbo al racionamiento, así que hay que apoyar al 100% las medidas del presidente Duque para rescatar la economía, o nos vamos al fondo.

- Publicidad -

Nunca hubo un presidente con más ínfulas de emperador que Santos, quien logró su catarsis al viajar en calesa y caminar al lado de la reina, con gesto gatuno y cargado de medallas y collares.

Derroche fue el nombre de su gobierno y opulencia la razón de nuestra quiebra, su desajuste inició no más llegando a la Casa de Nariño, al ordenar cambiar desde muebles y pinturas, hasta la calidosa y colombianísima vajilla presidencial Corona, por una más chic y de marca europea.

De almendras y tapetes sabemos mucho, pero no que a la mitad de unos tragos, el ex lancero de la familia pudiera llamar para que le encendieran un Casa CN 295 o un Caravan y ofrecer a sus amigos el maravilloso espectáculo de ver como se lanzaba en paracaídas en Tolemaida.  Encenderlo equivale a levantar medio centenar de técnicos, pilotos, auxiliares, escoltas, controladores, mecánicos y tirarse un platal en combustible para la exhibición del niño.

Tutina solo prendía el Embraer 135 Lenacy, cuando se le antojaba tomar el té con sus amigas fuera de Bogotá, y sus caprichos en él se redujeron al cambio de tapizado y a una ducha, cuyo valor anda por el millón de dólares pues requiere controles para los efectos que sobre el agua hacen la gravedad y la descompresión, cuando la nave está en vuelo.

¿Piensan que el Nobel se lo dieron por la “paz”? Primero pagó para que las FARC se dejaran ascender de terroristas a rebeldes y declararse invencibles militarmente;  luego cedió a sus caprichos que comprometieron el presupuesto con tribunal propio; magistrados de más de 30 millones; curules también de 30 y emisoras e impunidades que producen vergüenza.

Lo otro fue comprar a Noruega, elegido por Santos como país testigo de sus “ingentes” esfuerzos por la paz y le entregó a su petrolera Statoil la llave para ganar euros  en yacimientos petrolíferos en Colombia. La presidenta de Statoil era Kaci Kullmann Five, quien por casualidad también presidía el Comité que otorga el Premio Nobel de Paz.

Pero lo anterior son solo anécdotas de familia imperial, lo grave estuvo en los contratos estrambóticos a sus amigos, ministros y parientes; usar el erario como caja menor; aumentar el tamaño burocrático del Estado en ministerios y agencias; incrementar la dosis de mermelada para los congresistas y el Ser pilo paga, que dejó desfinanciado.

Cuando la olla quedó raspada, Santos vendió Isagen y otros bienes del Estado, pero tampoco le alcanzó, así que acudió a los prestamistas y nos duplicó la deuda externa, porque quedarse sin efectivo, jamás, primero muerto que sencillo. Le dejó el motor envenenado a Iván Duque.

Estos dilapidadores eran anteriormente declarados interdictos por el peligro que representaban para la sociedad, pero nadie hizo nada y ahora nos toca pagar. Por fortuna el presidente es un hombre de Estado, fogueado en economía y está anunciando medidas que producen escozor, pero que son indispensables para no terminar en el hueco.

El presidente se deja hablar, así que en lugar de criticar, propongan, o déjelo pilotear tranquilo en la turbulencia, porque él sabe cuál es el rumbo y conoce muy bien el país que recibió.

De esta nos saca.

Mario Javier Pacheco

Decimos lo que otros callan
Cargando...

13 COMENTARIOS

  1. Lo lamento, pero sea cual sea su filiación o inclinación política.. jamás voy a entender como Duque no hace nada absolutamente , frente a los asesinatos de líderes y liderezas sociales en. Colombia . Eso dice mucho de su gobierno y de él mismo….

  2. Entiendo entonces que debemos aguantarnos todas las “cagadas e ineptitud” de Duque por que su antecesor, que tambien proviene de la misma camada… y mismo titiritero…hizo lo que quiso… y así sucesivamente….?

    Personalmente creo que Duque no sabe ni donde esta parado…y no es que yo lo diga…. es que el así se muestra…!

  3. Para que nos va a sacar? Para que el próximo presidente de izquierda herede un país rico? No si la gente de Colombia no entiende de estos temas ellos quieren ser Venezuela. Mueren por ser comunistas! Al pueblo
    Lo que pida!

  4. Me parece muy pobre el contenido del artículo. La indignación es con el uso del avión presidencial no con el acuerdo de paz. Ahora resulta que Santos compró a Noruega y a las FARC !!! Lo triste es que vamos de mal en peor, la evidencia demuestra que el Presidente en lugar de sacarnos nos hunde más !!!…la parte positiva es que el que dijo Uribe está acabado con el Uribismo !

    • El famoso premio de paz, se lo otorgó a Santos, la misma tipa que años atrás negoció con Colombia explotaciòn minera que beneficio a la empresa que por ese entoncès ella era la presidente.

  5. Casi no se nota lo uribista; ojalá que no terminen como Vicky y Hassan; después de “la pela” en las últimas elecciones, están irascibles.

  6. Un “poquito” sesgado el artículo ,yo le reconozco al expresidente Uribe las cosas buenas de su gobierno pero también hubo muchas malas ,igual que Santos tuvo buenas y malas dejemos de lado los odios imbéciles

  7. Q ese sr mario jose otero un calumniador, mentiroso, desconocedor d la realidad del pais y sino lo es, peor aun, lo unico q busca es tratar d sembrar cisaña y polarizar mas este pais. Estos son los personajes funestos, peligrosos , mentirosos a los q no hay q darless espacio en ningun medio en colombia. Digno miembro de C. D.

Deja un comentario